Publicado el

LOS ORÍGENES DEL TÉ

¿De donde viene el Té?

 

El té proviene principalmente de China e India, aunque a día de hoy existen otros productores como Sri Lanka, Taiwán, Japón, Nepal, Australia, Argentina y Kenia. El motivo por el cual estos países son sus principales valedores es que la planta de té necesita unos niveles de lluvia como los que ofrecen los climas tropicales y subtropicales. Además la situación geográfica del cultivo influye en la intensidad de sabor, a mayor altitud más intensidad, por esta razón son tan apreciados ciertos tipos tés.

Las primeras constancias sobre el té datan de China hacia el año 250 a. C. Consumido inicialmente como un tónico medicinal, su popularidad creció tanto que derivo hasta crear una cultura propia con ceremonias, poesías y diversas artes escénicas. Según la leyenda popular China, el descubrimiento se atribuye al emperador chino Shen Nung, quien durante su mandato ordenó como obligatorio hervir toda el agua destinada para el consumo humano. Un día, mientras descansaba a la sombra de un árbol de té silvestre, varias cayeron en el agua que estaba hirviendo y despertó la curiosidad del monarca por probar tal mezcla.

La cultura hindú por su parte, atribuyó el descubrimiento del té al monje Bodhidharma, fundador de la forma de budismo Zen, quien lo usaba como tónico medicinal y reconfortante durante sus viajes.

Se fue extendiendo por asía hasta llegar al Tíbet gracias a la conocida como “ruta del té y los caballos”. Esta ruta comercial que estuvo activa hasta mediados del siglo XX, cruza una enorme meseta entre entre Lhasa y el Tíbet, superando en algunos pasos alturas de 5000 metros sobre el nivel del mar.

El té entró en contacto con los europeos cuando los portugueses llegaron a la India 1497. Pero no tuvo mucho éxito en la mayoría de los países, solo Holanda e Inglaterra lo consumían de forma notable a partir de 1720. Posteriormente su fama creció y los comerciantes europeos lo extendieron por todo el mundo. Gran culpa de la expansión la tuvo Thomas Sullivan, que popularizó la bolsa de té en 1904 de forma casual, ya que esta pretendía solo indicar la dosis para una taza pero a los clientes les pareció más practico darle su uso actual.